Desinstalar «totalmente» Visual Studio 2008

He decidido probar Visual Studio 2010 después de que muchos desarrolladores me hayan dado las mejores referencias. Pero quedaban un reto inmenso por delante: desinstalar total y efectivamente Visual Studio 2008. El sinfín de herramientas y addons dispersos de VS 2008, hacen casi imposible tener en cuenta todas las dependencias y el orden en que cada componente debe ser desinstalado.

Por suerte he encontrado una herramienta que hace esta tediosa tarea por nosotros. Aquí les dejo el enlace de este pequeño pero salvador programa libre de virus (por supuesto).

VS2008_UninstallTool.zip

Monte Rouge (tercera parte, final)

MONTE ROUGE (tercera parte, final)
Cuando regresé de Europa me puse a editar el corto. Una amiga, Roxana, me presentó a su hijo, Ismael de Diego, que resultó ser un buen socio, competente y talentoso, que no sólo editaba, sino realizaba sus propios materiales, y además era músico y actor. En medio de una oleada de apagones que en el mejor de los casos nos dejaban un par de horas inactivos, editamos y mezclamos la película, que estuvo lista en septiembre. Le hice unas copias a los actores y algunos amigos, y creí que ahí terminaba todo.

En febrero del año siguiente, 2005, durante la Feria del Libro, me enteré de la candela que se gestaba. Al parecer, la oficina de Intereses americana, sin contar con Luis Alberto, Néstor o conmigo, repartió copias de la película como parte de sus regalos navideños. ¿Cómo obtuvieron una copia en primer lugar? Bueno, ya se sabe, yo repartí copias al elenco, que a su vez hacen copias para familiares y socios, que a su vez hacen para novias y más socios… Eso nos enfrentaba a un problema tan obvio que sólo nuestra candidez e ignorancia explican que no lo previéramos: ¿cómo enfrentar la piratería de nuestra propia obra? La gente de Miami piratea películas cubanas, y el ICRT y el ICAIC, a causa del bloqueo, piratean películas americanas para pasarlas en la tele y los cines, pero yo soy una persona jurídica independiente, y de pronto descubrí que la cosa crecía y Marakka 2000 y Kimbara video, entidades miamenses, vendían mi corto con portada y todo, a unos dieciocho dólares, sin pagarnos un centavo.

En esos días las agencias europeas y americanas nos hicieron miles de entrevistas, todas iguales, todas centradas en lo político, sin una puñetera pregunta de interés artístico, hasta que me harté y dije que ni una entrevista más. Las agencias cubanas, por su parte, ignoraban todo el asunto. Finalmente La Jiribilla Digital me entrevistó, y eso fue todo: dos conceptos enfrentados de cómo debe ser la prensa. Para mí, tan defectuoso uno como el otro.

Lo más divertido fueron las leyendas. El propio Luis Alberto me remitió algo que encontró en Internet, en que se decía con toda seriedad que mi flamante película de quince minutos escasos había sido encargada por Raúl Castro, aún jefe del Ejército, para atacar al MININT, su presunto rival después de Fidel. Lo primero que pensamos fue: coño, si así hubiera sido, al menos habríamos tenido más dinero para el rodaje. Otros comentarios nos daban por presos, desaparecidos o fusilados, o nos lo auguraban con talante bien sombrío, bien compasivo. Todavía en algunos sitios de la red en que está colgado el corto lo presentan como “íntegramente realizado en Cuba”, como si eso fuera tan raro o tan difícil.

Decidimos que lo mejor era ponernos enseguida a preparar un segundo corto, y que los extremistas de un lado y del otro hablaran entretanto cuanta mierda quisieran. Ese año 2005 hicimos High Tech, el segundo de la serie, que no nos satisfizo del todo. Pero no importa, hicimos un tercero, que fue mejor, y un cuarto, mejor todavía, y así. Ya van nueve, y esperamos completar y cerrar un decálogo en 2011. Para nosotros, al menos, ha valido la pena. Monte Rouge, el cuento, fue publicado en Cuba este año, en mi libro Sex Machine.

Y Nicanor está vivo, está en la calle.

Monte Rouge (segunda parte)

MONTE ROUGE (segunda parte)
El rodaje me obligó a aprender sobre la marcha. Todo el mundo excepto yo sabía lo que estaba haciendo, pero fueron tan amables de actuar como si en verdad los dirigiera. En fin, un poco sí que lo hice, y no sólo a los actores. El plano secuencia en que Nicanor critica al agente Rodríguez y este le replica dando una vuelta completa en torno a la mesa fue una idea mía en la que insistí, a pesar de que Luis Alberto, por ejemplo, no lo veía de ese modo, y resultó además muy difícil de filmar, en un espacio tan chico, sin revelar parte de la arboladura técnica (aún así se ve un filito de un soporte de luces, que puede ser cualquier cosa, y el reflejo del micrófono boom en el cristal de la ventana, que no puede ser sino el reflejo del micrófono boom en el cristal de la ventana). Con todo, creo que es uno de los planos más interesantes del corto.

Empezamos por la escena en la entrada del apartamento, por más de una razón. Eran los únicos planos a rodar fuera de territorio privado, lo que implicaba que cierto vecino chivatón podía interesarse por los diálogos y poner mala la cosa. El tipo de hecho pasó por allí, pero supongo que reconocer a Luis Alberto y Néstor le resultó suficiente.

La filmación tomó dos días. Como era en mi casa, mis padres y yo tuvimos que compartir cama la noche del sábado al domingo con muebles y maletas que fueron removidos de sus sitios y no volvieron a ellos hasta el final del segundo día. El domingo por la mañana había una gran marcha popular, por algún motivo patriótico de esos, y tuvimos que empezar no a las diez como planificamos sino a la una, que fue cuando Luis Alberto pudo llegar sorteando las calles llenas de gente y guaguas. Néstor se bloqueó con uno de los parlamentos y tardamos cosa de dos horas en conseguir que lo dijera a mi gusto y sobre todo al suyo, filmando su texto por frases y trozos de frases. Después, al editar, quedó perfecto, pero la verdad es que fue un momento de angustia, pues estábamos obligados a terminar antes de que se fuera la luz del sol y no teníamos dinero ni posibilidades de hacer un tercer llamado el lunes.

Yo estaba muy nervioso, no sólo por dirigir una película por primera vez en mi vida, sino por atreverme a debutar al lado de dos de los mejores actores cubanos. Salió bien, creo, no tanto por mis virtudes histriónicas como porque en el corto hablo bastante poco.

Terminamos el rodaje a eso de las siete. Estaba feliz. En un mes y algo tenía un viaje a Austria; decidí ocuparme de la posproducción a mi regreso. Para empezar, no conocía a ningún editor, y todo el mundo me hablaba de que esa gente costaba caro. Por el momento, yo era feliz con esos dos casseticos miniDV que guardé en una gaveta; aquello había costado la fabulosa suma de quinientos dólares, abonados por Frank y por mí, y dos días de trabajo. Pero allí estaba mi película.

~ ... continuará ... ~

Monte Rouge (primera parte)

Desde que vi la primera producción de los cuentos de Eduardo del Llano sobre el ya mítico Nicanor, me encantó la forma hacernos llegar esta figura de un cubano particular. En tres partes (tal como lo concibió el autor) les hago llegar la historia de la concepción de estos excelentes cortometrajes. Puede también visitar el blog del autor (http://eduardodelllano.wordpress.com).

MONTE ROUGE (primera parte)
En abril de 2004 empezamos el proyecto Sex Machine. Frank Delgado me había sugerido filmar algún cuento breve con una cámara que acababa de agenciarse, una Sony de 1 CCD que cabía en su mano. Yo recién había escrito Monte Rouge, una historia satírica acerca de unos Servicios de Seguridad que visitan a un ciudadano proclive a criticar al gobierno, le anuncian que ocultarán micrófonos en su casa, le piden que les ayude a escoger una habitación apropiada, que resulta ser el baño por razones acústicas, y le orientan que en lo adelante haga allí sus críticas; sin retratar exactamente a la Seguridad Cubana –el presupuesto inicial era demasiado absurdo- de alguna manera pretendía desacralizar una zona de la realidad de la que sólo se hablaba, en televisión o cine, en términos épicos. Era una buena historia, que por otra parte no requería sino de tres actores y una locación. Nada más llamarlo, se sumó Luis Alberto García, y ahí fue cuando la cosa empezó verdaderamente a parecernos real. Yo haría el personaje menos conspicuo, de manera que faltaba un tercer actor; le ofrecí el papel a tres figuras conocidas, que declinaron involucrarse por razones que prefiero no juzgar, hasta que a tres días de la fecha de rodaje convenida, Luis Alberto llamó a Néstor Jiménez y le dijo “esto es así: no hay dinero, la historia está en candela, no tenemos tampoco recursos, le ofrecimos el papel a fulano y mengano pero no pueden o no quieren o no se atreven, el director es Eduardo, que no tiene experiencia, la filmación es en tres días y tienes que venir por tu cuenta. ¿Estás adentro?” y Néstor, sin dudarlo un segundo, dijo “Claro”.

Fijamos el rodaje para el sábado 15 de mayo. Ensayamos un par de veces en la sala de mi apartamento en el Vedado. Frank, que fungía como productor, había conseguido una buena locación, una casa enorme en Playa. Hasta allá fuimos Raúl Pérez Ureta y yo (Raúl, uno de los mejores directores de fotografía de América Latina, con quien yo había trabajado como guionista en varios proyectos, socio y además vecino mío) e hicimos un croquis de los emplazamientos de cámara y el movimiento escénico. El día antes del rodaje, Frank se apea con una noticia terrible: la persona que ofrecía el apartamento se había arrepentido, estaba involucrada en ciertos trámites de salida del país y no quería llamar la atención, y ahora tenía miedo de que acceder a que filmaran una película independiente en su casa fuera una manera de señalarse. Fuimos otra vez Raúl y yo a varios sitios, incluida la vivienda del propio Frank en el reparto Flores, pero nada nos convenía. A las ocho de la noche, con el rodaje a la mañana siguiente, Raúl me pregunta si no podría ser en mi apartamento. Yo estaba recién divorciado, apenas si me hablaba con la madre de Eva, mi hija pequeña, y ese fin de semana me tocaba quedarme con la niña. Llamé a la madre y le rogué que cambiáramos turnos. Rogué mucho y muy rápido; accedió. Luego faltaba convencer a mis padres –vivo con ellos, ya se sabe cómo está la vivienda en Cuba- que igual transigieron a regañadientes, más impresionados por el hecho de tener en casa a Luis Alberto y Néstor que por su fe en mi valía como director. Fe que, por otra parte, ni siquiera yo tenía; había dirigido el grupo NOS-Y-OTROS durante varios años, escrito y montado muchas piezas con ellos, y escribí varios guiones para Daniel Díaz Torres, Gerardo Chijona y Fernando Pérez, pero en mi vida había dirigido cine. Eso, a los cuarenta y dos años, y con semejantes actores confiando en mí. Vaya, que el sábado por la mañana podría ocurrir cualquier cosa.
~ ... continuará ... ~

Captura de requisitos

Si hubiésemos preguntado a los usuarios qué era lo que necesitaban, su respuesta habría sido: "caballos más rápidos".

~ Henry Ford, fundador de la Ford Motor Company

Frameworks PHP

...Un refrito desde Mundo Geek con su enlace por supuesto

Los mejores frameworks PHP

ZEND FRAMEWORK

  • Probablemente, el framework más conocido, y el más utilizado profesionalmente.
  • Es muy desacoplado, por lo que mucha gente lo considera una librería de componentes más que un framework. Por otra parte, gracias a esto, podemos utilizarlo en conjunto con otros frameworks.
  • Tiene detrás a Zend, una de las empresas más importantes de la comunidad PHP, y gran contribuidora a su código desde sus primeras versiones.
  • Siempre ha habido quejas sobre su curva de aprendizaje y el tiempo necesario para comenzar un nuevo proyecto, aunque eso mejoró un poco con los componentes RAD (Rapid Application Development).
  • Recomendado para proyectos grandes.
SYMFONY

  • El framework que suele utilizar Yahoo, por ejemplo. Bastante popular hoy en día.
  • Más complejo y elegante que CakePHP y CodeIgniter, pero menos que Zend.
  • Muy completo.
  • El “azúcar sintáctico” y la generación de código ayuda a recortar el tiempo de desarrollo.
  • Recomendado para cualquier tipo de proyecto, en ocasiones combinado con algún componente de Zend.
CAKEPHP

  • Toma muchas de sus ideas de Ruby on Rails, por lo que gustará especialmente a los fans de la autoconfiguración y de lo “mágico”. Debido a esto, no es lo más adecuado para aquellos que quieran tener un mayor control.
  • En su tiempo tenía fama de tener muy mala documentación. Hoy en día eso ha cambiado.
  • Recomendado para proyectos no demasiado complejos, en ocasiones combinado con algún componente de Zend.
CODEIGNITER

  • Probablemente, el menos popular de los cuatro.
  • Muy flexible y sencillo. A menudo demasiado, obligando al programador a desarrollar muchas funcionalidades que deberían incluirse por defecto.
  • Muy fácil de aprender, principalmente porque no hay mucho que aprender, al ser simple hasta el extremo.
  • También es el que menos recursos utiliza, al ser el más ligero.
  • Está escrito para mantener la compatibilidad con PHP 4, por lo que no aprovecha muchas de las características introducidas en PHP 5. Debido a esta y a otras razones muchos de sus desarrolladores se desvincularon del proyecto para crear un fork llamado Kohana.
  • Sólo recomendable como framework de iniciación, si el resto intimidan demasiado; o para aquellos a los que realmente no les gusten los frameworks.

Open Educationnal Resources

Aunque un poco vieja no ha perdido valor esta noticia, así que aquí se las dejo:

Increíble pero cierto... La Escuela de Ingeniería de Stanford ha abierto bajo licencia Creative Commons varios cursos que se pueden acceder directamente desde su sitio.
Uno de estos cursos es Introduction to Computer Science | Programming Methodology en el que se puede acceder a los materiales del mismo.
Como podrán chequear desde este sitio Stanford Engineering Everywhere existen varios temas interesantes que cubren:
  • Programming Abstractions,
  • Programming Paradigms,
  • Introducción to Robotics,
  • Natural Lenguage Processing,
  • Machine Learning,
  • The Fourier Transform and its Applications,
  • Introduction to Linear Dynamical Systems y Convex Optimization
Espero que los disfruten... si tienen una conexión como para darse el lujo ;-)

Geeks vs Nerds